No todas las verdades son para todos los oídos

El siguiente tema me parece tan complicado que no sé por dónde comenzar. El fin de semana pasado, un grupo conformado por católicos protestaron afuera del microteatro conocido como Pop-up Sambo, debido a la presentación de la obra “El santo prepucio”; la cual de acuerdo a su punto de vista, atenta contra la imagen de ciertos símbolos de su religión.

Sería muy sencillo para mi “satanizar” a ambos involucrados y señalar sin escrúpulos a algún culpable. Podría tranquilamente quedarme con la primera impresión de este asunto y ser feliz con mi vaga idea sobre el tema, pero quisiera creer que la vida me exige un poquito de empatía y un poco de reflexión; para lo cual tendría que desmenuzar este asunto.

Si lo dividimos por puntos claves, sería algo así:

  • Pop Up Sambo anuncia que presentará una obra llamada “El santo prepucio”
  • La obra se estrena el 10 de enero del 2018.
  • En la noche del 11 de enero, un plantón se organiza afuera de Pop Up Sambo.
  • El comisario Hugo Solano clausura Pop Up Sambo por funcionar sin permisos.
  • Pop Up pide disculpas públicas.
  • Pop Up Sambo abre sus puertas un día después de lo ocurrido pero quitando la obra de la cartelera.
  • Pop Up anuncia que la obra se presentará nuevamente.


Ya para este punto sabemos bien que el grupo del plantón que se organizó fuera del teatro, no tenía la más mínima idea sobre qué se trataba la puesta en escena; probablemente, ninguno de ellos había visto la obra. ¿En qué tiempo pudieron haberlo hecho? La obra no llevaba ni un día y estoy seguro que el estreno no estuvo repleto de católicos furiosos. Así que, ¿cómo podían reclamar algo que no conocían? Yo hasta ahora entiendo como hace la gente para enemistarse con lo desconocido, pero a este punto ya no es sorpresa, lo que sí puedo responder es ¿Qué causó que un grupo de personas dejaran sus casas para protestar afuera de un teatro? La respuesta es sencilla: La primera reacción (la más instintiva) ante los elementos comunicativos de Pop Up Sambo sobre la obra.

Me parece un asunto curioso como Pop Up transformó de un momento a otro su opinión sobre la obra. Dicha obra pasó de ser un mal chiste fálico, a un estandarte de la guerra contra el mercantilismo dentro de la doctrina social de la iglesia católica. Si analizamos con tranquilidad el siguiente video nos damos cuenta que entre líneas el “chiste” es el siguiente: jaja pene. Nada diferente a lo que un Minion hace al momento de reírse y hacer un chiste de pedos, pipi o caca.

Luego, si vemos con detenimiento el afiche podemos darnos cuenta que el mensaje es “Dos monjas y un chorizo” Las monjas no tienen sexo, entonces es chistoso que estén con un objeto fálico.  ¿Qué tanto de la obra está reflejado en estas piezas comunicacionales? ¿Dónde podemos interpretar que es una crítica a la iglesia católica y al mercantilismo de la fe? Pues sencillo también de responder: Por ningún lado.

Pop Up Sambo, aunque muchos no lo quieran aceptar, no es la meca de la crítica social; es un negocio y como negocio funciona muy bien. La gente no va para hallar respuestas, va a divertirse tomar algo, conversar y disfrutar de alguna comedia o involucrarse en un drama (casi siempre es una comedia). Eso explica tal vez la ineficiencia de ellos en querer comunicar de manera efectiva el mensaje de la obra; es decir, si querías hacer una reflexión social, hubiese sido idóneo que la gente vea tu obra, y no genere su opinión en base a la “guasada” que es el afiche o el video.

Pareciera que a muchos se les olvida que la libertad de expresión, hasta cierto punto, ampara la posibilidad de ofender; ya que no es algo verdaderamente controlable, habrá cosas que te ofenden a ti y al resto no, y viceversa. Pero al mismo tiempo y con justa medida, ampara la posibilidad de sentirte ofendido y reclamar al respecto. Reclamar es válido, pero llegar a clausurar un teatro; es inaceptable.

Hay que aceptar que el teatro fue clausurado debido a las protestas, podemos darle vuelta al asunto y decir “es que faltaba un papel y bla bla” pero es sencillo darnos cuenta, que el comisario Hugo Solano no tenía idea de la razón por la cual clausuraba el local y solo lo hizo por temor y la presión social. Y en el caso de que no hubiesen estado los papeles en regla, un buen amigo supo expresar de manera perfecta en un tweet lo que deberíamos pensar:

La tan mencionada “censura” depende enteramente de Pop Up Sambo, ellos al fin de cuenta deciden que presentar y que no presentar. Es necesario quitarnos la idea de que la iglesia es un ente regulador de arte, pensar que ellos tienen el poder de censurar es darle más poder del que verdaderamente tienen.  Lo que no podemos pasar por alto es que probablemente sigan habiendo manifestaciones en contra de la obra, pero eso es normal en un lugar en donde prima la libertad de expresión. La libertad de estar a favor y la libertad de estar en contra.

Pareciera normal victimizarse y transformar el día a día en una lucha constante contra un sistema opresor y destructor, lo digo por ambos bandos. Los católicos sintiéndose víctimas y perseguidos por sus creencias (sino son perseguidos no son católicos), viendo como la moral y los valores poco a poco en este mundo se van perdiendo y destruyendo a las familias. Y por otro lado, los artistas sintiéndose víctimas y perseguidos por sus creencias (sino son perseguidos no son artistas), viendo como la mucha moral y el exceso de valores religiosos va oprimiendo nuestras libertades. Entonces ¿quién es la verdadera víctima? Pues, nadie o mejor dicho, depende a quien le preguntes.

A muchas personas este tema nos hizo recordar el libro o la película “El nombre de la rosa”, el libro escrito por Umberto Eco y la película protagonizada por Sean Connery. Un conflicto muy similar afecta a dicha obra, donde se ve el poder de las risas y como las instituciones religiosas tiemblan ante ellas. De hecho, podemos usar muchas frases para poder reflexionar sobre lo sucedido en Samborondón, por ejemplo:

“La risa mata el miedo y sin el miedo no hay lugar para Dios.”

Dándonos a entender, el nivel de culpabilidad que genera la religión católica y su deseo por infundir un miedo a Dios como método de adoctrinamiento.

También podría ser la frase:

Cuando los verdaderos enemigos son demasiado fuertes, hay que buscarse otros enemigos más débiles”

Haciéndonos reflexionar sobre los manotones de ahogados que los religiosos están haciendo, ya que poco a poco se dan cuenta que sus doctrinas no pueden, ni deben, ni serán válidas al momento de definir leyes; entonces deciden luchar con enemigos más pequeños como Pop Up Sambo.

Pero hay una frase que calza de manera perfecta en esta situación en la que debemos entender que todos tienen el derecho a expresarse ya sea en contra o a favor de la obra, de misma forma se tiene el derecho de presentar o no lo que se desea en un espacio privado. Y es que la verdad de uno no debe ni puede acallar la verdad del otro.

“No todas las verdades son para todos los oídos”

Siento que lo único que quedó de esta experiencia, es el recuerdo de lo separados que estamos como seres humanos.  Por un lado, el grupo de artistas dándose palmadas en la espalda y por otro, el grupo de católicos haciendo lo mismo. Todos enemistándose con otros integrantes de su misma ciudad. Todos hablando por encima de todos, ninguno queriendo escuchar al otro. Todos dispuestos a escuchar únicamente su verdad.. Todos creyendo ser dueños de la misma.

Anuncios

2 Comments

  1. Su razonamiento es tan parecido al mío que me dio miedo jejeje. Pero yo añadiría algo: los reclamos debieron ser mayormente contra la autoridad que fue la que peor actuó en todo este rollo. Pero los circos venden… Y hay necesidad de aprovechar los circos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s