Los Corrientes: Sobremesa de un gran almuerzo

Compuesto por 8 canciones, “Sobremesa” es el nuevo álbum de estudio de los ya bastante conocidos “Los Corrientes”, quienes no solo nos traen una propuesta musical sino que también tratan de proyectar lo que para ellos es el ambiente o el folklore de ser guayaco.

Es el primer trabajo que lanzan bajo la producción y apoyo del sello discográfico “Grabador”. Producido por Jaime Carrillo y José Segarra, masterizado por Mauricio “Guarapo” Coronel; que para los entendidos en la materia son palabras mayores en el arte de la producción musical.

Desde la primera canción, “La Porquería” podemos escuchar a una banda más sólida y compenetrada. Una marcada línea de bajo, los potentes vientos y el sutil teclado van acompañados de los ya característicos arreglos de acordeón y las inconfundibles voces de Geraré y Betoman. Este tema hace alusión a alguien que está perdido en el alcohol y las malas decisiones. Seguramente muchos se sentirán identificados por acá.

“Carmencita” nos trae, de manera sorpresiva, en la voz principal a Doña Pepa. En lo que parece una canción de amor popular dedicada a todas las mujeres que pasan por Las Peñas o el centro de la ciudad; de ésas que ves cuando hace un solazo pero más te impacta ella que la posibilidad de cáncer a la piel.

“La gente te da su palabra, pero no la empeña” es la frase que quisiera destacar de “Los Especialistas”. Este tema es completamente distinto a todo lo que hemos escuchado de la banda, que quizás está estereotipada en evocar no solamente lo bueno de los guayacos sino también lo malo. En estas épocas de campaña electoral cae como anillo al dedo hablar de la gente que quiere manipular al pueblo, mientras escuchamos lo que el mismo pueblo tiene que decir.

La melancolía vivita, algo que no esperábamos de “Los Corrientes” y probablemente la canción más “popera” del disco es lo que hallamos en “Cuando Me Empieces A Odiar”, en la que nuevamente la voz principal es Doña Pepa. A la mitad de “Sobremesa”, ya podemos darnos cuenta que este cambio viene de la mano de los productores del mismo. Una banda más unida en la que todos despuntan por igual.

Una especie de “balada cowboy” es como yo definiría a “Dime Adiós”, en la que Geraré es la figura más imponente. A todos nos ha tocado decir adiós y todos sabemos que “poder decir adiós, es crecer”, como decía él que ya saben. Aunque eso no lo hace menos doloroso “Si aquí termina todo, entonces dime… Adiós”

Y siguiendo con la onda tristona, nos acompaña a sentarnos en la jaba “Frontera”, donde la dupla Betoman – Pepa te mandan un centro de biela para que la bajes de pecho y definas de chilena como El Kitu. La chicha siempre pega en Guayaquil, no se hagan; y si andan con mal de amores, no sé si es buen consejo que escuchen esta canción. “Es que me llevaste al cielo y lo toqué en una sola noche y así mismo regresé”

Ya casi despidiéndose, de manera lenta y pasiva, llega “Agonía” que demuestra que después de la fiesta siempre te viene la resaca, de cualquier tipo. Una odisea orquestal es la que nos va anunciando el desenlace. Espero no ser el único que está gratamente sorprendido por este cambio radical.

No podían irse sin presentar a toda la banda con una buena parranda. No se olvidaron de su espíritu fiestero pero sí lo guardaron para la conclusión. “La Banda Completita” es el tema elegido para cerrar este álbum y de seguro también servirá para cerrar sus conciertos. El adiós perfecto para la conversación que se mantuvo después de un gran almuerzo.

Anuncios

Categorías:Artículo

Tagged as: ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s