The crown, la serie más elegante de Netflix

 

Hay series para ver y hay series que debes ver. The Crown es una obligación, un deber cívico si eres amante de las series. La nueva producción de Netflix es una delicia audiovisual de ciento treinta millones de dólares (Los diez primeros capítulos). Un gustito caro pero necesario que nos lo cocinó con el más notable amor el señor Peter Morgan, que ya nos había demostrado su capacidad creativa al momento de realizar producciones biográficas como en: Frost/Nixon, Rush o El último rey de Escocia.

La serie nos cuenta la complicada y, a ratos, tortuosa vida de la Reina Isabel II. Aunque pareciera cínico decir que la vida de una reina es difícil, The Crown nos demuestra que en verdad se sufre en la pobreza tanto como en la riqueza. El que no me cree que vaya y mire la serie.

thecrownnetflix

La princesa Isabel se casaba con el príncipe Felipe. El rey Jorge VI descubriría una enfermedad que lo mataría cinco años más tarde. Churchill era re-electo primer ministro. La temporada nos muestra el inadvertido inicio de la joven reina, la caótica manera de mezclar su vida personal con su nuevo deber cívico y sus desacuerdos o disgustos con el primer ministro.

Una serie notoriamente millonaria, solo basta observar los escenarios, las caracterizaciones, los vestuarios, la poderosa música de Hans Zimmer y la belleza de la fotografía que simplemente se podría catalogar como poesía visual. Todos estos elementos que al unirse conforman a una de las mejores apuestas de Netflix por el momento.

Claire Foy, encarna a la reina en una interpretación que le valdrá muchos premios en su carrera. Matt Smith protagoniza al príncipe Felipe y Vanessa Kirby a la princesa Margarita y su prohibida historia de amor. Pero quién logra que me quite el sombrero después de Jared Harris interpretando a Jorge VI, es el señor John Lithgow, quien da vida a Churchill con una caracterización mimética y perfecta del personaje, digna de admirar y aplaudir de pie.

crownchurch

Lo que engancha de la serie es su narración y las interesantes tramas de los personajes secundarios, aunque lo que más cautiva es su gran apuesta hacia el futuro. Peter Morgan propone completar las seis décadas de reinado de Isabel II, una década por temporada y para completar esto el reparto irá adaptándose a la edad de los personajes. Es decir, diversos actores interpretando mismos papeles. No sé ustedes, pero a mi me llama la atención terriblemente.

La serie lo tiene todo: amor, política, deber, pasiones prohibidas, egocentrismo, una sociedad de posguerra, la patria, el poder de los medios, el miedo a ser opacado, machismo, feminismo, etc… Un sin número de aristas que podrían llevar a horas y horas de conversaciones sin terminar. Una producción que aunque la crítica la cataloga una serie para señoras a lo Downton Abbey, es una serie que merece ser contemplada como la obra de arte televisiva que es.

Cinco estrellas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s