Merchán en vivo: Avionetas, brisas y fotografías

“Espero que lo disfruten y de nuevo, muchas gracias”.

Con esa frase empezaba el concierto del 14 de abril de este año, que tuvo lugar en el Teatro Sánchez Aguilar, como parte del Festival Otra Música.

De este show, se desprende el segundo álbum de Merchán, el primero en vivo.
Compuesto por 8 tracks (intro y outro), lleva muy presente el hecho de ser “en vivo”, eso se siente en el ambiente y los aplausos del público presente.

“Para mí grabar el álbum fue algo que vino de sorpresa. Este concierto fue el último de la gira que veníamos haciendo. Nos propusieron grabar el show y de una aceptamos. Fue un reto muy divertido. La decisión la tomamos para probar si sonábamos como queríamos sonar. En el estudio tú puedes sonar como quieras, además la esencia de la gente en el concierto y la comunicación que hay entre la banda en el escenario es genial”, dice Daniel Merchán.

“Avioneta” viene con el famoso discurso que dio a los ecuatorianos el ex presidente Jaime Roldós, antes de su trágica muerte. Juegos de voces, guitarras limpias y acuáticas. “Soy una avioneta y pienso que nunca podré crecer”, es una especie de oda a la frustración.

Casi que en secuencia sonora, llega “Tu fotografía”, solo separada de la anterior por el aliento de la gente. “Eres como el mar, quieta y sin piedad. Quiero nadar en tu soledad”. Con un solo potente, que concluye con ayuda de la voz.

Daniel Merchán Pástor y su banda nos preguntan “Si el sol se une con el mar, ¿qué pasará?”, enigma que es un poco recurrente en sus canciones. Hablar sobre playas, arena, el sol, el mar y la luna es algo característico para ellos. “Cuando El Sol Se Case Con El Mar”. En este track, escuchamos un muy sincero agradecimiento, que en mi opinión no puede faltar nunca en un concierto.

“La brisa” llega acompañada únicamente por la voz de los instrumentos. Tema instrumental un poco más sombrío. Si tuviera que decir de dónde viene esta brisa, diría que del sur, donde la gente piensa más y actúa menos.

Como les decía, hablar sobre los ya mencionados tópicos es parte de la esencia de Merchán. La siguiente canción es “Huellas En La Arena”, que lleva muy marcado el delay y el espacio. Arena de luna, si es que allá hay. “No creo en nada, solo yo atrapado en el llanto”.

“Para los que no saben, por si acaso, ustedes están siendo grabados”. Así, con “Hombre Volador” termina este álbum que está lleno de buena vibra y símbolos de playa que no suenan como tal.

¡Disfrútenlo!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s