Bonil tiene derecho a ofender y los demás tienen derecho a sentirse ofendidos

Todos tenemos derechos, pero ninguno causa tanto conflicto en nuestro pequeño país como el derecho a expresarnos libremente. El derecho a la libertad de expresión se ha vuelto el estandarte de los medios de comunicación ecuatorianos que se alinean con la oposición política, en contra del gobierno de turno. Recientemente, el caricaturista Bonil, en su cuenta de Twitter, expuso que ha sido nuevamente demandado debido a una caricatura que él realizó para el diario El Universo. ¿Qué debemos saber sobre esta denuncia?

Captura de pantalla 2016-01-08 a la(s) 0.20.25

La federación ecuatoriana LGBTI denuncia que la viñeta aparenta discriminación, sexismo y transfobia. Debido a eso, se solicitó a la SECOM que asuma el caso y de su veredicto sobre el tema.

Lo primero a destacar, más allá de que sea o no ofensiva. La viñeta replica un discurso muy ignorante. Ya para este tiempo, es necesario comprender que sexo y género no son lo mismo. El caricaturista hace referencia de que cada uno tiene el derecho a escoger su “no se qué” ya que al parecer la mujer embarazada del dibujo, no está muy segura de que se trata la lucha social de la cual se está refiriendo. Si quisiéramos podríamos creer que la caricatura busca burlarse de las madres que no aceptan la identidad de género en sus hijos o simplemente no les interesa. Si lo vemos así, la viñeta es Pro LGBTI. Pero si la vemos bajo el matiz de que la caricatura está banalizando el tema de la identidad de género o burlándose de que el Ecuador brinde la oportunidad de la elección de género, entonces tendría sentido de que muchos se sientan ofendidos.

Bonil tiene todo el derecho de ofender mediante sus caricaturas. Es decir, al fin de cuenta son caricaturas pero, y esto es fundamental ya que al parecer muchos defensores de la libertad expresión se les olvida: las personas también tienen derecho a sentirse ofendidas. Nadie puede negar el derecho a alguien de expresarse y nadie debe negarle el derecho a alguien de sentirse ofendido, si es que se siente de esa manera.

Entonces, ¿Es ofensiva o no?

Veamos el contexto donde fue publicada la caricatura. No fue expuesta en el blog personal del autor, sino en un diario, que al igual que todo diario, cumple una agenda. Es necesario comprender la siguiente teoría de comunicación:

La teoría del establecimiento periodístico de temas de discusión, también conocido por el anglicismo teoría de la agenda-setting postula que los medios de comunicación de masas tienen una gran influencia sobre el público al determinar qué historias poseen interés informativo y cuánto espacio e importancia se les da.

Es decir, que todo medio de comunicación toma inevitablemente la decisión sobre qué temas informar y obviamente, sobre la visión de los mismos. El diario El Universo ha realizado una excelente cobertura sobre el debate de la cédula, dando cabida a los grupos LGBTI, como a los grupos Pro Familia, pero en las columnas de opinión y las cartas al editor, solo vemos textos en contra de la elección de género en la cédula. En ellos, podemos encontrar frases como esta:

El bien común radica en el respeto de los derechos de todas las personas, no concediendo a minorías privilegios que afectan a la familia, base de la sociedad.

O esta, que afirma saber qué es lo que Dios quiere:

Dios no usó la palabra género cuando creó al hombre y a la mujer, porque no iba a generalizar al ser humano pues cuando nace, o es hombre o es mujer, no importa la raza, credo o nacionalidad; solo usó la palabra género cuando creó a los peces grandes y pequeños de los mares y ríos, a los animales de la tierra, a los que vuelan; a la vegetación y a los árboles que dan semillas, ya tuvo que generalizar cada grupo creado.

Pero sorprendentemente, no encontramos ningún texto afirmando que la decisión de la elección de género puede significar un bien. Es muy probable que esto se deba a la agenda que cumple el diario. Entonces, podemos inferir cual es su visión sobre el asunto de la cédula, lo que nos permite comprender que la caricatura no es Pro LGBTI, sino que busca burlarse de que el Ecuador permita la elección de género en la cédula. En resumen, la caricatura se burla de la lucha social de una minoría.

El problema de esto también radica en el contexto ecuatoriano. Esta caricatura hubiese sido interpretada de la forma en la que el autor hubiese querido, es decir, sin ofender a nadie, si es que el Ecuador tuviera el mismo porcentaje de inclusión con la comunidad LGBTI que tiene Alemania o Holanda. Pero no fue así, la caricatura salió en un diario ecuatoriano, un país en donde el 91.79% de la población transexual afirma haber sufrido discriminación por su identidad de género.

En Ecuador, al igual que en muchas partes del mundo, sigue sin considerarse a las lesbianas, gays, bisexuales y personas transgénero iguales en dignidad y derechos al resto de población. La homosexualidad sigue considerándose un pecado o una enfermedad, una desviación social o ideológica o una traición hacia la propia cultura.


Un ejemplo similar.

En Colombia, existía un personaje televisivo llamado el Soldado Micolta, el cual hacía uso del Blackface, una forma de entretenimiento donde el actor se pinta la cara de negro y exagera rasgos, gestos y acento de las personas afrodescendientes. El personaje de Micolta representa un hombre infantil, inocente, de poco intelecto, torpe y perezoso. El Blackface fue prohibido en Estados Unidos gracias al movimiento de los derechos civiles, liderado por Martin Luther King en 1960. Grupos afrocolombianos protestaron en contra de este personaje, ya que fomentaba el racismo. Estos grupos cumplían con su derecho de sentirse ofendidos.

Decía Darwin Balanta, el activista que ayudó a sacar al Soldado Micolta:

“Mucha gente por acción o omisión defendía a Micolta diciendo: no, eso no es racismo, eso es un chiste. Pero la gente no ve lo que trae, esto sí es un problema, mucha gente todavía no se auto reconoce porque la gente que prende el televisor nunca se va a ver representada o no va a querer verse así porque eso es lo establecido”.


Es posible que si no eres parte del grupo social del cual se están burlando, no te hayas sentido ofendido al ver la caricatura de Bonil, ya que ésta no simboliza nada más que una representación gráfica humorística de una situación que estaba viviendo el Ecuador en ese momento. Pero si ya existe una federación que está protestando, nadie puede quitarles el derecho a ellos de sentirse ofendidos. Los derechos no son negociables.

Es muy sencillo. Si la comunidad LGBTI conformada por gays, lesbianas y transexuales se siente ofendida por la caricatura de Bonil,debe tener sus razones… y es necesario escucharla, porque nuestra ignorancia no nos libra de cometer algún error o de discriminar, sin intenciones de hacerlo. Es necesario construir el diálogo.

La demanda como un arma ante la ignorancia.

El arma contra la ignorancia es el conocimiento. Una demanda lo único que crea es miedo y el miedo corta los diálogos y por ende el acceso a la información que te llevará al conocimiento. Discutía con un amigo al cerca del tema y él me decía: Esto de demandar es de una generación pasada, son las armas con las que pelean las generaciones anteriores. Son ecuatorianos burócratas y legales. Si esas organizaciones estuviesen administradas por otra clases de personas, sin duda alguna hubiesen hecho una contracaritura, un meme o algo así. Cada generación tiene sus armas.

Dicho eso, les dejo una caricatura, realizada por nosotros inspiradas en el Sr. Bonil. Respetando su derecho a sentirse ofendido si es que le viene en gana.

12557153_10153872175614438_1781542558_o

12511176_10153872175619438_678608296_o

Dibujo realizado por Nicole Robayo.
 Contenido realizado por Antonio Jurado.

Igual, mi apoyo al Sr. Bonil y mi apoyo a la comunidad LGBTI y espero que de estas diferencias nazca el diálogo y no la discordia. Espero también, se dejen de usar como armas a las demandas, que no causan ningún bien, sino que separa en bandos a la población, claramente perjudicando la lucha hacia la inclusión.

Anuncios

2 Comments

  1. La caricatura está muy buena XD Me gustó mucho el artículo porque siento que representa una opinión sin dejar de lado varios puntos de vista. Yo no soy parte de la comunidad LGBTI pero me sentí igualmente ofendida al ver la caricatura de Bonil. Muchas veces siento que no se avanza por la mentalidad tan cerrada de la gente y ojo, no se pide que cambien su punto de vista, lo que se pide es que vivan y dejen vivir a los demás. Pero lo que más vende es la farándula, el bonche, cualquier cosa que haga un show y eso implica casi siempre criticar sin saber y andarse metiendo y decirse afectados en algo que no tiene ninguna repercusión real sobre su vida solo para ser parte del show.

  2. Muy bien planteado el asunto y como tema de formas actuales de hacer contra-argumento, el meme está acertadísimo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s