Una máquina del tiempo dirigida por Pita, Gush y Adanowsky

El concierto del pasado 25 de Octubre comenzó “un poco noche”. Eran cerca de las 9pm y la espera ya se comenzaba a hacer eterna; detrás mío habían dos españoles que dijeron: “Si me preguntas qué prefiero entre esperar 50 minutos aquí o 50 minutos en mi sofá, ya sabrías cuál es la respuesta.”.Muchas personas abandonaron la fila (para luego regresar) porque la paciencia se agotaba.

Después de 10 minutos de estar sentados en el teatro, apareció un Ricardo Pita semi formal (situación bastante inusual). Bastante sombrío, cabizbajo y sin establecer mucho contacto con el público, algo que luego de dos canciones confirmó diciendo: “Estoy dentro de un personaje hoy. Ese que es serio y no habla con ustedes”.

Este viaje comenzó con Ricardo Pita, quien a guitarra pelada nos remontó a nuestras raíces populares y folclóricas con algunos de sus nuevos temas y otros de ya conocimiento popular en nuestro medio. Fue como haber estado viendo a un cantor de la segunda mitad del siglo pasado, cantando sus penas, alegrías y dando su mensaje a la gente.

Después de la soberbia, pero discreta presentación de Pita, se vino esta máquina francesa que mezclaba elementos del synth pop, synth rock y rock alternativo: Gush. Como les mencioné, con Ricardo fue algo que nos llevó a lo más íntimo de nuestros orígenes, pero de repente estos tipos llegaron y con el primer acorde de su canción, nos obligaron a todos a dejar los asientos e ir hacia el escenario a bailar hasta no poder más. Sintetizadores, drum machines, guitarras, baterías. Todos estos sonidos de repente me hicieron sentir que estábamos viajando a algún rincón de la década de los 80s, solo faltaba el Mr. Soul Train que presentara a las bandas.

Cada espectador bailaba y gritaba. De repente todos comenzaron a gritar “¡GUSH, GUSH, GUSH, GUSH!” y uno de los franceses, con un muy fluido español dijo: “En realidad se pronuncia GOSH, pero así como lo dicen ustedes, también funciona. Suena mucho más fuerte así”. Al terminar la explosión francesa, algunos pensamos que la cosa se iba a calmar, pero de repente la banda de apoyo del hijo de Alejandro Jodorowsky apareció sublimemente, para así darle paso a “El Ídolo”, “Amador”, “Ada”, “Adanowsky” quien comenzó su show con el tema Dancing To The Radio, entonces todo se volvió a prender de sopletón.

12208384_1627155400879124_3420302309442667317_n

Fuente Deadfolks

Todo fue puro baile y zapateo, a excepción de dos temas que Ada interpretó a solas con su guitarra para dar un momento de descanso a sus músicos. De un momento a otro, veías a señores de 40 años danzando como en sus años mozos, y yo un anacronismo andante con barba y pelo setentero, camiseta de los 90s y jeans del 2015 no pude hacer más que seguirles la corriente y bailar. Todo el show estuvo contagiado por la vitalidad que irradiaban los genios que estaban en tarima.

Adanowsky, previo al concierto había descrito a su banda de la siguiente manera: “Tenemos un tecladista que tocaba con Prince, dos coristas que trabajaron con David Bowie y un guitarrista de veinte que toca como Jimmy Page” y la verdad es que ninguno de ellos nos decepcionó. Todos fueron fantásticos e impecables en su performance. Coreografías, actuación, solos, el teatro MAAC tuvo esto y muchas otras cosas que son indescriptibles.

12189168_1627152147546116_5187795457560071659_n

Fuente Deadfolks

El protagonista de la noche dijo haber estado gratamente sorprendido por la gente que  asistió al evento, en especial al momento de cantar el tema Me Siento Solo (que aparece en su tercer álbum Amador) ya que todos comenzaron a corearlo con él y dijo: “Esperen un momento, ¿la conocen? No esperaba eso.” y luego mencionó: “No pensé que iba a recibir tanto amor de parte de ustedes aquí en Guayaquil, Ecuador. Es la primera vez que vengo y de verdad espero regresar pronto, muy pronto”.

La presentación de Ada nos llevó directo al pasado, mismo pasado que muchos de los presentes quizás no vivimos, cuando nos enteramos de que Adanowsky iba a venir a la ciudad. Diego Spotorno una vez me comentó: “La cosa con él es que te transporta a los 80s. Tú no viviste esa época, yo sí. Hay varios artistas que asimilan bien esos años, Daft Punk por ejemplo, pero este man simplemente nos lleva a todos a bailar en las baldosas de colores”.

¡Vuelve pronto Ada!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s