Todo Aquí – La voz honesta de Domē Palma

Hay algo que he notado (y enfatizado) a lo largo de este y el último año en la escena musical: las corrientes de artistas. Primero nos atacó esta invasión quiteña de bandas debutantes como La Máquina Camaleón (no es necesario a estas alturas decir qué han logrado), Alkaloides, Da Pawn, Munn, Tripulación de Osos. Todas estas bandas, y más, golpearon muy fuerte a la escena haciendo un movimiento muy interesante de relaciones músico-fan, y empezaron a regarse por todo el país. Ahora he notado que las mujeres solistas están haciendo camino en la escena. Primero, Paola Navarrete, con su álbum debut, Ficción, luego Sara Ontaneda con un EP, Marte y Júpiter, y ahora Dome Palma debuta con un EP compuesto de cuatro dulces y calmantes canciones de ensueño que dejan que su voz y habilidad con la guitarra resalten.

En vivo, Dome loopea bastante. En estudio, la mezcla y producción hacen que los diferentes aportes sonoros no se sientan sobrepuestos, sino mas bien todos como una sola línea que va de la mano y horizontalmente andando, en vez de capas sobre capas. Tal vez lo mejor de todo este proyecto sean la voz y la simpleza de la música, que se siente como un espacio abierto, bien llevado. No se percibe una sobrecarga de sonidos llegando en todas las direcciones, pero se interactúa bien con todas y se sabe de dónde vienen.

El disco lo empieza ‘Luna, donde podemos escuchar lo que percibiremos casi todo el álbum: guitarra acústica, con una percusión simple y la voz honesta de Doménica, diciendo suaves versos, casi de cuna, con una melodía pacífica.

Esta fórmula se va repitiendo (a veces con algún intro) durante las cuatro paradas, suficiente como para que se note y perciba un poco repetitivo, pero no tanto como para que se vuelva cansado- a veces ciertos elementos (puede ser otra guitarra) vienen y refrescan un poco. Sin embargo, sigo creyendo que tal vez faltó un poco más de experimento aquí, tal vez un piano en algún lado o violines notorios en algún coro hubieran permitido que tenga mucho más impacto y un estilo propio. Mi tema favorito fue Ícaro, el final de éste se sintió más fuerte que cualquier otro. La letra me gustó mucho más y probó que la guayaquileña puede escribir cosas realmente buenas. Petricolor es un tema neutral, que no me chocó, ni me desgustó, me pasó casi desapercibido. Si no fuera por los sonidos de tormenta del comienzo, tal vez no hubiera notado que cambiamos de canción. La cantante va con unos punteos hipnóticos, cantando unas cuantas verdades, mientras lentamente se va cerrando. La canción homónima es la que da final, loopea la voz al comienzo (como hemos visto en vivo) y da comienzo a lo más vivo que tendremos, un rasgueo de guitarra, una percusión de cajón, un beatbox(?) loopeado y Dome cantando.

Todo aquí es un debut que muestra las capacidades de la solista. Tal vez, incursionando en otro estilo de producción o incluso experimentando más con su loop station, puede tener resultados mucho más interesantes y entretenidos.

Anuncios

1 Comment

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s