No te entregues incompleto al mundo, emprende el viaje.

Texto por Juana Fernández

Soledad y letras.

Nuestras almas están en constantes viajes… a veces acompañadas, otras solas. He llegado a considerar que la sabiduría de la vida es indescriptible, pues sabe exactamente cuándo necesitas aquella soledad. Batallamos contra ella y es que los seres humanos somos necios y monógamos seriales, siempre buscamos estar acompañados, despreciamos la soledad sin darnos cuenta el regalo que ésta significa, la magia que ésta supone, la miramos con desesperación, pero, ¿ acaso no es la soledad la única que puede construirnos o Re-construirnos? Solo puedo observarla así, como la gran hacedora de nuestra esencia, el batirnos con nosotros mismos es un reto, un reto que yo decidí emprender… y aunque muchas ocasiones, incluso recientes, quise flaquear y dar mi brazo a torcer por sentir cualquier tipo de compañía, sigo victoriosa. La soledad es una maestra. Con ella aprendes a amar la existencia, con paciencia. Con cada respiro sientes en tus células la maravilla de estar vivo.

Si cumples el reto te aseguro que aprenderás de ti, descubrirás lo que eres, y lo que puedes llegar a ser. También sentirás miedo y angustia, es natural, pues, ¿a quién no le gusta sentir la aprobación de alguien a su lado?, pero la soledad te mostrará que de la única persona de que necesitas aprobación, es de ti mismo, que puedes lograr lo que desees. Qué reto más grande… el ir en busca de uno mismo… qué regalo el hallarte, el brindarte una oportunidad de ser feliz contigo.

El error de las personas está en intentar solucionar las relaciones DE LOS DEMÁS y CON LOS DEMÁS, cuando la única relación que debes solucionar es la relación con un yo desde la conciencia, desde el ser, desde uno, desde ahí posteriormente radicará el sanar relaciones con el resto, con la naturaleza, con los animales, con lo que nos rodea. Cuán errados estamos en excusar, aletargar, ese encuentro, cuán cegados estamos en entregarnos -incompletos al mundo, por sentir cariño en migajas, y ahí es cuando luego nos quejamos porque nos hieren. Disfrutamos el papel de víctimas, pero somos incapaces de tomar la decisión de amarnos a nosotros mismos y luego exigir el amor que nos merecemos sea familiar, de pareja, de amigos. Toma la bendición que la vida te da… aprende a identificar cuándo es el momento de estar solo o sola, ¿eres valiente para ello? pregúntate si eres capaz de permitirle al Universo que te abra la puerta a tu autoconocimiento, ¿eres capaz de amar la soledad? ¿Eres capaz de emprender ese VIAJE?

Estas líneas las dedico a una persona que apareció en mi vida como un milagro: Psicóloga Paz Carrión.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s