El poder de una foto

Ya todos la vimos de todos los ángulos posibles. Editada, sin editar, como sea. La foto del cadáver de Ayran Kurdi, un niño sirio de 3 años que fue parte del naufragio de dos barcos que se dirigían a la isla griega de Kos, le dio la vuelta al mundo en un par de horas. Esta foto, instantáneamente desata el debate clásico, obsoleto y con diálogos reciclados acerca del morbo y de si es pertinente compartirla, y mas que compartirla, qué medios (tanto digitales e impresos) la usen como portada o muestren cómo fue tomada. El segundo diálogo es el más importante, lamentablemente, el que menos ha cruzado nuestras mentes ¿Hasta dónde tenemos que llegar para que algo nos importe? Porque bueno, a todos nos ‘importa’ pero hasta el día de ayer, Ayran y su familia eran solo estadísticas que tenían años así, que por no ser del lente de quien tomó la foto, hubieran permanecido en números que a todos nos ‘importaban’, cuando en realidad es el clásico pajaso de conciencia en el que hacemos lo mínimo, ni siquiera para buscar una solución, sino para difundir información, y que nos deja dormir con la cabeza tranquila.

Detrás de esta foto hay una historia, un contexto que conocíamos pero mirábamos para el otro lado, de todas formas no es que esté migrando a Latinoamérica, ¿verdad?. Esta guerra empezó en el 2011, han habido mas de 200,000 muertos, mas de 3 millones de personas han huido como refugiados y la mitad de estos, han sido niños igual que Ayran. Ahora, 4 años después, una foto pudo mas que toda ley, estadística, etc. Pareciera que por fin estamos reclamando para que algo suceda, pareciera. ¿Qué dice de nosotros eso? ¿Qué es lo que nos motiva? En este caso, ver a un niño muerto. Ya que no hay imagen mas cruda que la muerte y no hay peor muerte que la de un niño. A todo esto, sumémosle la exposición que ha tenido esta situación últimamente. No sé qué explicación darle a esto, qué decir o pensar de por qué tiene que pasar esto (no la muerte de Ayran, ese es el pan de cada día) sino el hecho de que necesitemos ser testigos de un hecho tan grotesco, pero cotidiano, para reaccionar. Yo no sé si esto es morbo. Puedo decir, sin culpa, que soy de las personas que vio el video del tipo que asesinó a los dos periodistas al aire. En realidad vi los 2. No porque tenga algo que satisfacer (bueno, en realidad sí) sino porque es la realidad y la necesitaba ver. La realidad no se puede editar, cortar o adornar. El morbo es malo, pero algo que la mayoría desarrolla y que se necesita. Si no fuera por el morbo, imaginen la cantidad de personas que no hubieran visto la foto, que no hubieran sido tocados, que hubieran tenido una imagen completamente diferente de cómo es. Hay realidades que deben ser expuestas, esta es una de esas.

Lo que nos lleva a otra pregunta; ¿Se debería publicar la foto? o por lo menos, si medios ‘serios’ deberían compartirla. Ciertamente, no me parece mal que sea así. Porque, de nuevo; es la realidad y no se edita. Esta foto impactó más que un pie chart que nos diga cuantas personas de las que salen de Siria mueren, impactó más que cualquier video con cualquier famoso pidiendo ayuda. Impactó más que cualquier artículo escrito al respecto. Vi a algunos medios justificarse por publicarla (El Clarín, The Independent) lo cual me parece un terrible error, porque es publicarla a medias, casi como publicarla editada. O la publican o no, no debería haber un gris aquí. Si bien se debe respetar la intimidad de la muerte, esta muerte en particular sirvió como un llamado que se hace a diario pero que de no ser por esa foto no hubiera servido. Ayran sirvió como un vocero. Murió sin darse cuenta del cambio que causó en el mundo. Yo creo que esta foto es necesaria. Es triste decirlo, pero es necesaria.

No justifico, sin embargo, a diarios como El Extra, cuyo eje giraba alrededor de satisfacer el morbo de sí, en situaciones importantes (sicariatos, por ejemplo) pero usarlos a gran beneficio e interés propio: vendiendo con títulos casi tan dañados como sus fotos, fotos mucho mas gráficas, explícitas y fuertes que todos conocemos. Todos sabemos que estamos hablando de dos cosas diferentes aquí.

Que esta foto sirva de llamado, que no tengamos que ver otra foto de alguien muerto, para estremecernos por un conflicto tan grande pero al que le damos tan poca importancia.

Anuncios

1 Comment

  1. La verdad de toda esta situación es que para los que generan la guerra estas muertes son solo daños colaterales. Si no nos enfrentamos con la cruda verdad, vamos perdiendo la humanidad. Espero que te esta imagen nos motive a buscar las verdaderas razones de la guerra y cuáles son los intereses en juego. Un abrazo Martín.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s