Cinco años después de que entré a la universidad, ésta es mi reflexión sobre ella.

Breve contexto histórico

Situación:
Llenando el test vocacional que, según me informaron, me ayudaría a guiarme en cuál carrera podría seguir -vaya treta-.

Conflicto:
PREGUNTA: ¿Cómo te ves dentro de cinco años?
RESPUESTA:(¿?) Terminando la universidad (¿?)

Actualidad
Cinco años después de responder esa pregunta.
Hoy, sábado 5 de septiembre del 2015, termino la primera semana del que tendría que ser mi último semestre en la universidad. Ésta, a continuación, es mi lista de reflexiones y aserciones, escrita en el 2015, para la Daniela de 18 años recién cumpliditos. Llena de inseguridades, miedos y ansias.

Para Danielita:
Ten en cuenta que la siguiente lista, está escrita desde la consciencia de tu yo mayor, más vividita y con menos vergüenza. Espero te sirva y sirva a quienes la lean contigo. Comencemos:

1. No importa los prejuicios con los que entres, la gente NO ES como dicen que son en esa universidad.

2. Mesías, es quien te lleva a tu casa después de salir de clases a las 10 de la noche.

3. Cuando vayas a emborracharte tras perder un caso –o una materia-, asegúrate antes que no te darán otra oportunidad. Evitarás entrar con tufo al salón.

4. La metodología de los trabajos en grupo APESTA. Pero más APESTA terminar la universidad sin saber cómo lidiar con la gente.

5. Realmente, realmente, nadie más que tú se emociona por tu éxitos profesionales. El resto te ve como competencia o como insignificancia.

6. Nunca es tarde para hacer amigos en otras promociones, mayores o menores. U otras carreras. U otras facultades.

7. Haz más amigos y menos compañeros de clase.

8. Sacar en cara las cosas en las que eres buena no causa admiración en la gente, sino una impresión de arrogancia.

9. Siempre hay gente buena, siempre hay gente mala, no importa su estatus social.

10. Nunca menosprecies a las personas que conoces en las clases electivas. Tus mejores amigos de la U, los conociste en una electiva.

11. Nunca vas a ser buena en todos los aspectos de tu carrera, siempre habrán muchos huecos y algunos lados en los que vas a destacar.

12. Si no practicas, nadie va a saber en qué eres buena.

13. Si crees que en lo que eres buena no es importante, recuerda la torre de fichas de Jenga que no se cae por el soporte de una sola pieza.

14. Siempre van a haber carreras más privilegiadas que otras.

15. Siempre van a haber oportunidades, concursos y convocatorias, ¡no las desaproveches!

16. Los profesores más cabrones, terminan siendo los que mejor te caerán.

17. Las materias no son complicadas y las calificaciones no importan tanto.

18. Al final, aprobar un semestre, es solo tener una lista nueva de temas de conversación y otra lista de cosas que ahora sabes que no sabes.

19. Llega un punto en el que te llegas a sentir mal porque no trabajas y tus padres te siguen manteniendo. Pero… lo importante es hacer algo al respecto y no solo quejarte. ¡no llegues nunca a sentirte cómoda en esa situación!

20. Nunca, nunca pagues por ayuda. Siempre ofrece canje por tus servicios. No por nada has estudiado cuatro años para profesionalizarte en algo.

21. Lo más piteado de pedir ayuda… Es pedir ayuda. Es mentira que las personas no quieren ayudar.

22. Nunca vas a saber en cuál circunstancia encontrarás a tu mejor crew de trabajo.

23. Cuando lo encuentres, ¡no seas tímida y dilo!

24. Es más rico quejarte de una materia, cuando encuentras alguien que se identifique con ese sentir.

25. Por más que trates de convencerte de ello, no es buena idea salir en semana de exámenes.

26. Cada nuevo año, querrás abrir una productora con tus amigos. No te intereses mucho en el tema todavía.

27. ¡Sal, rueda, camina! Piérdete en el bus, toma otro, recorre, conoce, vive. Nunca sabrás cuándo vas a conocer a gente que te pueda ayudar o tú ayudar en algún trabajo.

28. Pero… Borracha, no hables de trabajo, por favor.

29. Hay personas para las que la universidad no es su prioridad y eso NO TIENE NADA DE MALO. Si conoces a alguien que decide dejarla, no tienes que decirle todos los puntos negativos de su elección, sino escuchar y comprender todos sus motivos.

30. Que hay autoridades que hacen nada y coordinadores que no coordinan… Siempre. Llega un punto en el que te darás cuenta que quejarse no sirve de nada. ACTÚA.

31. Habrá ocasiones en las que hay que hacer una queja formal, enviar una carta o pedir firmas. NADA DE VERGÜENZA, NI PENSAR EN EL QUÉ DIRÁN.

32. Siempre exige por tus derechos como persona, estudiante y clienta.

33. No hay nada más venenoso, contagioso e improductivo, que el “ya fue”.

34. Es correcto tomar un descanso y darse una pausa creativa. 😉

35. Existe un límite para el trabajo y la paciencia, y nadie debe de ser la causa para que lo excedas.

36. Porque… mal grupo de trabajo, NO ES el resultado de un mal liderazgo.

37. Procura no proyectar tu tiempo en algo que no encuentres productivo.

38. No vas a hacer la tesis con tus compañeros de promoción. No importa cuántos proyectos postules, ni de quien sea la autoría de los mismos, ELLOS SE VAN A GRADUAR ANTES QUE TÚ.

39. Porque… Siempre pudiste coger más materias en los primeros años… Pero eso, solo lo admites ahora que estás en los últimos.

40. Ahora, cuando acabes la carrera y mires hacia atrás todo el trabajo que costó… No valgas paloma, por favor.

Creo que la universidad es una de las etapas más interesantes de la vida, porque claro, tienes mayoría de edad, más ingresos económicos, libertades y, por sobre todo, es la etapa que le sucede al colegio (ese con el que tan mal nos llevamos). Si pudiste aprender algo de lo que te acabo de mencionar, no es una lástima que ello haya sido en retrospectiva (recuerda, las cagadas la primera vez son divertidas).

Mucho amor, mucha buena vibra y un abrazo que te dure hasta llegar a casa. Todo saldrá bien, encontrarás tu nicho, tu equipo y la manera más sana de calmar tus ansias y nervios… y hasta que eso pase…

¡¡QUE VIVA LA FIESTA!!
Pero, asúntese, Danielita, asúntese.

Att:
La que firma y a la que va dirigida
D.

Anuncios

Categorías:Columna

Tagged as: