Las personas que no apoyan el matrimonio igualitario se verán como ignorantes en el futuro.

Muchos de nosotros tenemos amigos que se oponen al matrimonio igualitario, o personas en nuestro Facebook que desprecian la nueva ley que permite que dos personas del mismo sexo puedan casarse, en Estados Unidos. La mayoría de los argumentos que utilizan se centran en la Biblia y en que la homosexualidad no es “normal”. Seguramente, ya escucharon frases como: “Dios ama al pecador y aborrece al pecado”, “El amor no ganó en esto porque Dios es amor y Dios no ganó” y un sinnúmero de versículos de la Biblia.

Tengo una mala noticia para nuestros queridos amigos religiosos: a lo largo de la historia, muchas personas se opusieron y aborrecieron a grupos sociales por querer tener los mismos derechos que tenían los otros seres humanos. Hoy en día, sus pensamientos se escuchan un poco descabellados.

Usaré dos ejemplos de peleas por igualdad, que no fueron aprobadas por todos, que ocurrieron en la historia.

1. La lucha de los afroamericanos por tener los mismos derechos de los blancos en Estados Unidos.

Little_Rock_Desegregation_1957

Esta famosa fotografía es del evento Little Rock Nine, uno de los incidentes que hizo que la lucha por los derechos civiles, por parte de los afroamericanos, explotara. En Estados Unidos, en 1954, la Corte Suprema declaró que la segregación en los colegios públicos era inconstitucional. Para saber más, puedes leer sobre el caso Brown v. Board of Education. Un año después, la Corte exigió a las escuelas de Estados Unidos que desegreguen las escuelas públicas, lo antes posible. Muchas instituciones empezaron a formar estrategias para resistir la desegregación.

Little Rock, Arkanzas formó parte del grupo que se oponía a esta norma de inclusión y dijeron que no iban a cumplir las reglas de la Corte Suprema. Funcionarios del distrito escolar crearon un sistema en el que, los estudiantes negros que estaban interesados en entrar a escuelas solo para blancos, debían hacer varias entrevistas rigurosas, para determinar si es que eran aptos para ser admitidos. Los funcionarios entrevistaron alrededor de 80 estudiantes negros para entrar al Colegio Central (Central High School), la escuela más grande de la ciudad. Solo fueron escogidos nueve: Melba Patillo Beals, Elizabeth Eckford, Ernest Green, Gloria Ray Karlmark, Carlotta Walls Lanier, Terrance Roberts, Jefferson Thomas, Minnijean Brown Trickey y Thelma Mothershed Wair. Después, pasarían a la historia como los Nueve de Little Rock o Little Rock Nine.

Cuando los nueve estudiantes llegaron al Central High School, en Septiembre de 1957, se encontraron con una protesta de padres, estudiantes y ciudadanos que los amenazaron, gritaron y humillaron.  El gobernador de Arkanzas, Orval M. Faubus, ordenó a la Guardia Nacional que no deje entrar a la escuela a los estudiantes afroamericanos. No les quedó más que irse. El Central High School y este evento en especial, fueron centro de los debates sobre los derechos civiles, la discriminación y los derechos de los estados.

Este episodio nos pone en contexto de cómo se oponían, muchos blancos, de compartir derechos con negros. En ese momento histórico, el matrimonio interracial no había sido aprobado todavía. Muchas personas se oponían a ello, usando argumentos bíblicos, muy parecidos, a los que se oponen al matrimonio igualitario. Aquí un ejemplo:

 Dios todo poderoso creó las razas, blanca, negra, amarilla, malaya y roja y las puso en continentes separados. Y, si no fuera por la intervención de sus arreglos, no hubiera una causa para esos matrimonios. El hecho de que sean razas separadas, muestra que él no tenía la intención de que se mezclen. Juez Leon M. Bazile, January 6, 1959

Ese no era el pensamiento de una sola persona, sino de muchas. Si no hubiera sido así, no hubiera ocurrido la terrible marcha en Selma. Ésta de aquí, no necesita explicación.

politifact-photos-Selma_Bloody_Sundaypng

Seguramente, conocen la historia o vieron la película Selma, que estuvo nomida al Oscar, como mejor película, este año. Si no la han visto, les dejo el trailer.

En el contexto en el que se sitúa la película, tampoco había sido aprobado el matrimonio interracial. Recién ocurrió en 1967. Ahora, la fecha resulta alarmante. En ese tiempo, se creía que habían otras cosas más importantes. Ese es otro argumento que he escuchado bastante de las personas que están en contra del matrimonio igualitario. He leído bastantes comentarios que dicen que hay causas mucho más importantes por las cuales luchar. El Presidente Johnson también lo pensaba en su mandato y ahora es casi inconcebible que Martin Luther King haya tenido que convocar esta terrible y sangrienta marcha para llamar su atención y que se de cuenta que es importante que todos los seres humanos tengamos los mismos derechos. Es igual de importante que muchas otras causas.

Para 1967, cuando estaba a punto de legalizarse el matrimonio interracial, seguían habiendo argumentos en contra de él. Algunos fueron expuestos en el caso Loving v. Virginia

Ahora, si el estado tiene un interés en el matrimonio, si tiene un interés en maximizar el número de matrimonios estables y en proteger la progenie de los matrimonios interraciales de estos problemas, entonces claramente, hay evidencia científica disponible para hacerlo. No es infrecuente que los niños de padres con matrimonios mixtos sean referidos, no solo como hijos de padres con matrimonios mixtos, sino como “víctimas” de padres de matrimonios mixtos y como “mártires” de padres con matrimonios mixtos.  R. D. McIlwaine III, asistente del fiscal general de Virginia, en 1967.

2. La lucha de las mujeres para votar.

Las mujeres son otra minoría que tuvo que luchar para conseguir sus derechos. Les tomó casi 100 años poder votar y el camino no fue nada fácil. La campaña comenzó un poco antes de la Guerra Civil, entre los años 1820s y 30s. Varios grupos reformistas empezaron a surgir y el movimiento femenino fue uno de ellos. Muchas mujeres estaban cansadas del “Culto de la verdadera condición de mujer”, que consistía en la idea de que la única verdadera mujer era una esposa sumisa y piadosa, una madre preocupada, exclusivamente, del hogar y la familia. Fue cuestión de tiempo para que se unan y se pongan de acuerdo en que “todos los hombres y mujeres fueron creados iguales y que tienen derecho a la vida, la libertad y la busca de felicidad”. En resumen, significaba que las mujeres debían tener una identidad política, el derecho a votar.

Su campaña significó movilizar organizaciones de sufragio estatales y locales en todo el país, con un énfasis especial en las regiones recalcitrantes, además de huelgas de hambre y tácticas para atraer la atención de la Casa Blanca. Hoy en día, los argumentos que utilizaban los hombres que se oponían al voto femenino, parecen bastante ridículos y prejuiciosos. Aún así, había una gran cantidad de personas que creía en ellos. Y, al igual que ahora, también había un grupo grande que pensaba que el presidente se debía de encargar de otras causas.

Las mujeres no son capaces de tener una ciudadanía plena, por la simple razón de que no están disponibles para propósitos de defensa nacional e imperial. Todo gobierno descansa, en última instancia, en la fuerza, en la que las mujeres, debido a razones físicas, psicológicas, morales y sociales no son capaces de contribuir.

A la mayoría de las mujeres no les interesa votar.

Debido a que la adquisición de la votación parlamentaria, lógicamente implica la admisión al propio Parlamento, y a todas las oficinas gubernamentales. Es casi imposible imaginar a una mujer siendo Ministra de Guerra, y sin embargo, los principios de las sufragistas, implica eso y muchos disparates similares.

Porque las legislaciones pasadas muestran que los intereses de las mujeres están perfectamente a salvo, a manos de los hombres.

El voto femenino está basado en la idea de la igualdad de sexos y tiende a establecer relaciones competitivas, que van a destruir la consideración caballerezca.

Men Against Suffrage

barkhorn_suffragist_post

Finalmente, se recomienda que para no lucir como una persona prejuiciosa y cerrada, revisar más la historia y, por sobre todo, cuestionar tus argumentos. Siempre es bueno preguntarse, ¿es coherente lo que estoy hablando?, ¿mi pensamiento es lógico o solo responde a estigmas sociales?

La homosexualidad ha tenido una connotación negativa en nuestra sociedad por mucho tiempo. Es por eso, que para muchos, resulta muy difícil hacer el cambio de paradigma. Es decir, algo que me dijeron que era malo, toda mi vida, ahora resulta, que un día, me quieren convencer de que es bueno. Pero, recuerda que no existe una verdad absoluta y que todo está en cómo percibas las cosas. ¿Realmente vale la pena la lucha social que estás haciendo, oponiéndote al matrimonio igualitario? Usando uno de tus argumentos, ¿no es mejor dedicar el tiempo a otras causas?

Una sociedad no tan lejana puede estar leyendo tus argumentos, analizándolos y observando el prejuicio que existe en nuestra época. Esperemos que para ese tiempo, la humanidad ya no se dedique a oprimirse entre ella.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s