Guía práctica para evitar casos como la “Mafia Chumi”

Debido a lo sucedido en el canal RTS, específicamente en el programa Vamos con Todo, he decidido crear una guía práctica para evitar futuros eventos similares. Antes de redactar los pasos, debo explicar el antecedente de este caos. La señorita o señora, Briggitte Quiñonez, hace unos meses se grabó con su celular, mientras caminaba y fumaba “un porro” haciéndose llamar la Mafiosa del Trinipuerto. El video se volvió popular y llegó a ser tema de conversación por muchos días. Luego salió otro video y luego otro más y así el interés por esta mujer fue aumentando. Cantantes, presentadores de televisión y actores le respondían y compartían sus videos y hasta ahí todo bien. Nadie se sentía indignado, muchos se sentían agradecidos porque exista una nueva mofa que entretenga nuestros días.

Hasta que el día nefasto llegó. Al programa Vamos con Todo, se le ocurrió, volverla reportera de su programa. Todos quienes se ríeron de ella (no junto a ella) se sintieron indignados, pues es obvio, ¿cómo una persona que no se esfuerza puede ser mejor que yo, que me rompo la espalda trabajando y en ratos libres me burlo de la falta de educación de otras personas? ¡No puede ser posible! ¡Nooooooooo! (Se acuerdan de Delfín) y es que en verdad, “esa nota es conflictiva” (Se acuerdan de los Tres Garrotazos) El verdadero conflicto de la “Mafia Chumi” no es que sea una figura pública o no, porque ya lo era, los niños ya compartían los videos de ella, de hecho si se hubiera vuelto Vlogger su alcance podría ser mayor. El verdadero problema es que Bridgitte tocó nuestra caja sagrada que llamamos televisión.

La televisión es el primer sistema verdaderamente democrático, el primero accesible para todo el mundo y completamente gobernado por lo que quiere la gente. Lo terrible es, precisamente, lo que quiere la gente.

Clive Barker

Sigamos evaluando el hecho de que ella se vuelva reportera. Saldrá unos cuantos minutos al día en la televisión, durante un pequeño lapso de tiempo, como la gente de Vamos con Todo, no sube su material a internet, lo que realice se perderá para siempre y así nos olvidaremos de ella. A menos que continuemos quejándonos y compartiendo los videos de ella con frases de nuestra indignación.

La televisión es un monstruo que se alimenta de la atención de las personas y el problema es que las personas no se dan cuenta del poder que tienen sobre ella, basta con apagarla para aniquilarla. Ya explicada la situación, les daré los pasos necesarios para que este tipo de casos no vuelvan a suceder. Recuerden, la televisión sabe lo que quiere, de cierta forma es su culpa que esto haya llegado hasta donde llegó.

  1. Mañana saldrá otro video demostrando la falta de educación de una persona, invitándolo a darle play y reírse de su contenido. No lo haga.
  2. Sus amigos insistirán en que debe ver el video. Si la presión social es muy fuerte y decide verlo, no lo comparta.
  3. Si le parece indignante y nada gracioso lo que está viendo, y desea demostrar lo enojado que está en las redes sociales, no lo haga. Recuerde, no existe ni buena, ni mala publicidad.
  4. Si su líder de opinión más cercano ha decido compartir su video, cambie de líder de opinión. No vale la pena.
  5. Si ha creado un vínculo afectivo con dicho líder de opinión, que lo ha decepcionado, compartiendo dicho video, hágaselo saber. Comente: “Qué decepcionante verte compartir esto” Si el líder de opinión se enoja, es un pendejo y usted ha estado enamorado de una cortina de humo.
  6. Si el video llega a una escala más grande, comience a bloquear a las personas que lo comparten. Hay que arrancar el problema de raíz.
  7. Si la persona que protagoniza el video se vuelve famosa en los medios de comunicación de su país, comience a reprocharlos uno por uno, por no cumplir con su labor periodística sino caer en el sensacionalismo del momento.
  8. Deje de consumir los medios que utilicen a la persona en cuestión, lea un libro o mire una película en ese tiempo, interactuar con los demás también es válido.
  9. Vuelva a consumir los medios si siente que sus demandas han sido cumplidas, sino mándele una carta de despedida al programa y hágale saber que ha perdido a un fiel televidente.
  10. Haga una guía práctica para evitar casos como el que está viviendo y compártala con quienes pueda.

Hace años había un axioma periodístico muy válido, que decía:

La noticia no es un perro que muerde a un hombre. La noticia es un hombre que muerde a un perro. Hoy, con Youtube, con los informativos mirando todo el tiempo Youtube. Hoy, es noticia cualquier cosa que haga un perro. La noticia no es más el perro, es el número de imbéciles mirando al perro.”

Hernan Casciari.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s