Opinar, a veces no debería ser gratis.

Texto por: Karen Cucalón

facebook-dislike-button1

Desde hace un tiempo, me di cuenta que existía un patrón dentro de los comentarios de fotos de una figura pública en las redes sociales. En el perfil de una actriz, una persona que expone su trabajo a una audiencia, o comúnmente llamada “famosa”, habían unos 20 o 30 comentarios sobre su aspecto. Algunos de ellos eran muy educados y otros eran verdaderamente una patada al hígado de lo groseros y subidos de tono que eran. Aún así, todos tenían la misma percepción: la actriz estaba “fea, muy delgada, enferma y demacrada”. Durante meses he leído comentarios así en redes sociales y me llena de temor lo recurrentes que son. No existe una foto de esta persona que los demás no hayan comentado y calificado con exactamente los mismos adjetivos. Entonces, me pregunto: ¿Creen que no le afecta a la actriz leer esa clase de opiniones? Puede ser que no o quizás sí. Pero, no puedo evitar preguntarme: ¿Quién les dio el derecho a estas personas de opinar sobre algo que no tiene nada que ver con sus vidas? ¿Acaso por ser una artista tienen la potestad de opinar sobre la vida de alguien que ni siquiera conocen? shut ¿Se sienten realmente felices emitiendo comentarios negativos sobre la vida afectiva, la salud emocional, o el físico de una persona? Es verdad que la tecnología nos acerca, nos hace sentir parte de algo, pero, ¿qué pasa cuando esta herramienta no construye sino que destruye? Muchos usan las redes sociales como un medio para expresar su envidia. Debido a su comportamiento, solo puedo pensar que en su cabeza hay pensamientos como: “yo no puedo hacerlo, entonces ataco y agredo a quien sí lo puede hacer” Considero que muchas de estas opiniones son agresiones porque tratan de humillar a una persona y eso es un tipo de agresión psicológica. shut2 Pido disculpas a aquellas mentes susceptibles, pero mi preocupación parte desde la óptica de una persona que quiere mostrar su talento al público, pero que antes de hacerlo lo pensará unas 300000 veces, gracias a estas situaciones. Si la mala crítica sigue siendo gratuita, y dicen lo que se les ocurre con alguien que proclaman “admirar”, no quiero imaginar lo que podrían llegar a decir de alguien que apenas está empezando. Ojalá alguien ponga un precio a la mala crítica. De esta forma, al menos les costará emitir tanta verborrea virtual.

¿Qué opinan?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s