La creencia en la magia es un reflejo de la ignorancia

Texto por: Valeria Coronel y Antonio Jurado

mag

La magia muchas veces es descrita como un arte o una ciencia oculta. Ésta es la causante o la explicación que se le da a ciertos actos o palabras contrarios a las leyes naturales, que pueden tener la intervención de seres imaginables. Ésta ha sido, para muchos, un misterio. Nadie puede comprobar que existe, aún así muchos creen en ella. La creencia en la magia es un reflejo de la ignorancia. Muchas veces, las personas no conocen el proceso de un evento y no pueden explicarlo. Por ende, lo clasifican como magia. También, cuando las personas están propicias a creer en algo, son sugestionables y manipulables. Además, cuando una persona crece en un contexto donde se desconoce la lógica de un suceso, ésta no va a comprenderlo, ni va a poder explicarlo.

No saber el proceso de un proceso de un evento, es ignorar la información de cómo este ocurre. Al ignorar esta información, no se comprende cómo es que éste llegó a suceder y automáticamente empezamos a pensar que fue magia. Esto puede ser explicado, por medio de una de las tres leyes de Arthur C. Clarke: “Cualquier tecnología suficientemente avanzada es indistinguible de la magia” (Clarke, 1998, p.35) Lo que el autor quiere decir con este enunciado es que, muchos inventos que nos puedan parecer imposibles de hacer o “mágicos”, quizás sean posibles en el futuro. Y al referirse a la magia como “imprescindible” para éstos, es precisamente el hecho de que actualmente, ignoramos los procesos con los que se van a realizar diferentes inventos. Si viéramos los inventos del futuro, hoy en día, pensáramos que desafían a las leyes naturales y serían magia para nosotros.

98aaaac0a69170c5689fd14f61e45e91

Las personas cuando quieren creer algo son manipulables o sugestionables. Los niveles de sugestión que cada ser humano posee, son fundamentales para establecer lo que se considera como real para cada uno. Uno de los ejemplos más claro de esto es el show de mentalismo realizado por Derren Brown. En su libro Tricks of the Mind, el mentalista explica que antes de realizar algún truco de hipnosis, debe depurar al público para encontrar qué mente es más sugestionable, para eso él realiza una prueba que se conoce como: El péndulo de Chevrel. Consiste en que se le ofrece un péndulo al participante para que lo sujete con dos dedos y lo deje colgando, entre los dedos pulgar e índice.

Mientras tanto, le da sugestiones para que el péndulo comience a realizar un movimiento circular involuntario, cuanto mayor sea el movimiento circular del péndulo, mayor es el grado de sugestionabilidad del paciente. Al final, Derren Brown escoge a la persona que posee un mayor nivel de sugestión, ya que entiende que su mente es fácilmente manipulable. El caso no se da porque el participante sea más o menos inteligente, sino por el deseo del participante por creer. Una mente cerrada a creer, no puede ser manipulada, pero tampoco puede ganar nuevos conocimientos.

Actualmente, existen estudios que comprueban que las personas nos vemos afectadas por el contexto en donde crecemos. Es decir, nos vemos influenciados por la cultura, las creencias, comportamientos, entre otros ámbitos, del entorno en donde vivimos. Si las personas a nuestro alrededor y en la ciudad o pueblo donde vivimos, no conocen la lógica de un suceso, muy probablemente nosotros tampoco lo hagamos. Al no comprender la lógica de esto, no tiene sentido para nosotros según la leyes naturales y lo encasillamos como magia. Las personas tendemos a quedarnos en nuestra zona de confort y no investigar más allá de la información que conseguimos fácilmente por nuestro entorno, o muchas veces nuestro entorno no nos facilita la información para que nos inculquemos. En cualquiera de los dos casos, el individuo no tiene otra opción que pensar que ciertos eventos ocurren por acto de magia.

parrot

Finalmente, se sugiere al lector que, aunque crea o no en la magia, investigue los procesos con los que se realizan los ciertos eventos y acciones. Es muy cómodo atribuirle la explicación a algo, a un imaginario como la magia. Muchas personas, sin darnos cuenta, permanecemos cerrados a nuevas ideas y posibilidades, no ampliamos nuestra capacidad de concebir nuevos inventos y sucesos. Para cambiar eso, debemos mantenernos curiosos y cuestionarnos sobre nuestro entorno, sobre el sistema con el que fueron creadas las herramientas que utilizamos, los objetos de nuestra vida diaria, lo que leemos, vemos en la televisión y en el cine. Los seres humanos deberíamos tratar de encontrar una explicación para aquellos sucesos que consideramos “mágicos” y desarrollar nuestro pensamiento, creando sugerencias de cómo aquel evento pudo ser posible.

Anuncios

Categorías:Artículo

Tagged as:

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s