¿Que qué deseo?

Texto de Brenda Ferreira

Simple, deseo que no exista una sola razón para conseguir sonreír desde que el sol se pone hasta que los ojos se cierran por el cansancio del día, deseo que nos llenemos de razones para hacerlo.

Deseo lograr que la gente aprecie las cosas que en el día a día no le ponemos cuidado, deseo que alguien más, que las plantas, agradezcan cuando el sol se pone muy caliente sobre nosotros. Deseo que la felicidad se vuelva alcanzable. Deseo que tengamos la fuerza y el coraje para cumplir nuestros sueños. Deseo que le demos la espalda al miedo, para enfrentarlo cuando estemos preparados.

Y es que cuando hablamos de felicidad la cotizamos muy alto, tanto, que nos ponemos metas y luchamos por conseguir ese “algo” que muchas veces se vuelve inalcanzable.  Y a decir verdad, deseamos tantas cosas materiales que andamos por la vida haciendo cosas que no queremos para conseguirlas, vamos por el camino más rápido por conseguir a prisa las cosas que creemos necesarias y subimos arrastrando el peso de las dudas, los miedos e incertidumbres y todo para llegar a la felicidad que muchas veces es consecuencia de lo que esperan otros de nosotros y no de lo que realmente deseamos.

Y puede que algún día llevemos los sentimientos que en su momento fueron causantes de ese paso hacia arriba que dimos, que abramos los ojos al mundo y lo veamos lleno de gente que realmente crea en sí, que creemos de crear y no de creer, que nos topemos con personas que se queden sólo con lo que realmente les importa, con gente que reconozca sus sentimientos y guarde sus momentos para disfrutarlos cuando las cosas se vuelvan difíciles, que dejemos recuerdos en otros, que nos volvamos inolvidables, que lo que realmente queramos sea levantarnos cada día queriendo vivir ese día.

Que nos dejemos de perder en el tiempo, que procuremos no alardear de todo lo que tenemos que hacer y que por ninguna razón sigamos contaminándonos con cosas que no queremos. Y puede que algún día lo logremos, que salgamos corriendo de casa en vez de caminar, gritando a todo pulmón en vez de hablar y soñando en vez de estar dormidos; pero eso no nos dará el valor suficiente para enfrentarnos a nuestros deseos, ni para vivir lo que realmente queremos, entonces ¿Realmente estás haciendo lo que deseas?, francamente la única manera de ser felices es manteniendo vivo los sueños, cumpliendo lo que queremos y cuidando lo que realmente importa.

No podemos escapar a los deseos, no podemos correr de los sueños, ni escondernos de ellos, aunque pasen años, aunque pasen muchos años; porque un día, el menos pensado, cuando creemos que ya los hemos perdido para siempre, nos encuentran y nos sorprenden, nos obligan a enfrentarlos y a cumplirlos. Eso, ese es mi deseo, que llegue el tiempo en que todos no tengamos más escapatoria y nos sintamos obligados a cumplir nuestros sueños.

Anuncios

Categorías:Columna

Tagged as:

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s