Ser mujer.

Texto por Brenda Ferreira.

Seamos realistas, siempre habrán personas que asuman cosas de las mujeres y lamentablemente, hemos aprendido a aceptar eso y/o refutar diciendo: “Sólo estás viendo tu punto de vista”, “No nos comprenden”, “Estoy en mis días” (frases que no son rebuscadas y que ya han sido aceptadas por nosotras mismas). Así también, existen estereotipos que consciente o inconscientemente hemos aceptado o al menos nos hemos hecho de la vista gorda.

A lo que me refiero es que, no a todas las mujeres les gustan los niños, mucho menos sueñan con el ideal de un matrimonio feliz y una pañalera que combine con el coche del bebé. Tampoco estamos enojadas todo el tiempo por tener nuestro período. A veces, en esos días le sonreímos a todo y nos volvemos más coquetas de lo normal. Y definitivamente, está descartada la idea que solo vemos partidos de fútbol o algún otro deporte por los jugadores. Y no, no nos vestimos bien ni usamos maquillaje para impresionar al chico que nos gusta. Lo hacemos porque nos gusta consentirnos y saber lo que podemos lograr con una ayuda extra. No hay que dejar de lado, que contamos con un poder incuestionable sobre los hombres mejor descrito como: “pechos”. Sin embargo, ser mujer es mas difícil de lo que parece, pero disfrutamos serlo.

A decir verdad, si se ponen a pensar, muchos hombres ven una etiqueta grande en nuestra frente que dice complicada y puede que seamos un poco de eso y de aquello, pero en realidad muchas veces sólo esperamos que sonrían cuando sea el momento de hacerlo, que disfruten el tiempo que pasan junto a nosotras, que elijan lo que ellos quieren y que no pretendan bajarnos la luna o las estrellas, preferimos que nos bajen algo más.

4c7d2-mujer20medusa1

Con frecuencia, sabemos dejar una puerta pequeña de oportunidades. Es decir, ese: “Hola, qué tal”, “Llámame más tarde”, entre otras cosas, que consideramos que es una pequeña señal o en el peor de los casos un simple saludo. Y, en cuanto a los “NO muchas gracias”, “Hoy no tengo ganas”, son de verdad, no le crean a Arjona, que él no sabe nada de mujeres decididas. De todas formas, ahí esta la puerta de posibilidades.

Que somos difíciles, dicen. Que nunca saben qué regalo nos pueden dar y que tardamos 4 veces más el tiempo que un hombre en arreglarnos, eso y muchas cosas más que de seguro más de un hombre debe estar de acuerdo. Pero, no tienen mucho de qué preocuparse. Por ahí escuché que menos es más, nos gusta disfrutar de las pequeñas cosas que tenemos día a día. Y en cuanto a qué regalarnos, no se preocupen, ahí están las estrellas y la luna que se divierte ocultándose algunas noches, está el sol que tan sólo su presencia puede lograr que nos quitemos la ropa y disfrutemos de nuestra piel y está la lluvia, que no necesita un lazo o una dedicatoria, ya sabemos que es para que la disfrutemos dentro o fuera de casa.

Que somos difíciles, dicen. Que sonreímos todo el tiempo y no dejamos de hablar, que jugamos cuando no hay que hacerlo y que nunca se sabe qué va a pasar. Pues sí. Pero, déjennos seguir siendo difíciles, después de todo somos mujeres, ¿Verdad?.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s